El Arte de Hacerte a ti Mismo

Hola, te saludo cordialmente,  y en esta oportunidad quiero compartir contigo un articulo de uno de mis maestros del marketing online.  Les presento a Victor Martín, con el tema:

El Arte de Hacerte a ti Mismo

Hablaba hace poco con un buen amigo mío que conocí hace ya más de 10 años en la empresa donde trabajé por primera vez -primera y última, ya que desde que emprendí no he vuelto a trabajar en ninguna empresa- sobre cómo habíamos evolucionado de diferente forma y cómo cada uno había trazado su propio camino. Él sigue trabajando para esa empresa y aunque no le va mal, siempre me recalca lo mucho que “envidia” (de forma muy sana) el camino que elegí yo.

En esa conversación no estábamos solos, habían otros dos compañeros de trabajo suyo que sentían bastante curiosidad por lo que hago actualmente.

Y es gracioso porque veo que este tipo de conversaciones normalmente suelen acabar en una batería de preguntas para indagar un poco más en mi trabajo y vida personal. Supongo que despierta cierta curiosidad conocer a un tío “raro”, que selecciona muy bien con quién se relaciona, que no ve la televisión, con el que quedar de vez en cuando es misión imposible o que prefiere leer un buen libro antes que ver un partido de fútbol (y me gusta el fútbol, que conste).

La cuestión es que siempre me veo tratando de resumir cuáles son los puntos que creo que han marcado mi trayectoria profesional y cómo he intentado desde el primer día que emprendí hacerme a mí mismo.

Estos mismos principios que voy a comentar ahora los aplicaré en The Success Academy EXPERIENCE con las 20 personas que se unan a este programa de crecimiento profesional. Te recomiendo apuntarte para mantenerte informado de este tema.

1. Necesitas Un Mentor Que te Guie

Seguramente alguna vez hayas tenido la sensación de estar intentando avanzar y hacerlo en círculos, no en línea recta.

Incluso profesionalmente y a nivel de negocio, te habrás visto bloqueado en situaciones que hubieras necesitado consejos de alguien con experiencia que te pudiese asesorar para evitar ese estancamiento.

Es aquí donde tener un mentor es una pieza clave en el desarrollo profesional de cualquier emprendedor o pequeño empresario.

Un mentor es aquella persona que te lleva de la mano en un proceso que él ya ha vivido previamente, evitándote así cometer muchos fallos y asesorándote en la toma de decisiones que tengas que hacer. Te anima y empuja a conseguir tus objetivos. Y algo muy importante, te pide resultados, controla tu esfuerzo, te pide cuentas para que no te duermas en los laureles.

Invertir en mentores ha sido una de las mejores decisiones que he podido tomar en mi vida. Al final se trata de tener una visión más amplia que la tuya y tratar de ganar todo el tiempo que malgastas dando vueltas.

2. Has de escoger muy bien tus amistades

Otro punto clave e igual de importante que el anterior. Seleccionar bien las personas con las que me relaciono me ha permitido tener poco ruido en mi cabeza con opiniones de gente que pocas veces sabe entenderme.

Si te relacionas con personas que no piensan como tú, que no tienen ambiciones similares y cuyas aspiraciones en la vida distan mucho de las tuyas, es cuando te sientes solo en tu aventura.

No puedes hablar con nadie de “lo tuyo”, más que nada porque nadie te sabe entender.

Estar rodeado de personas que sólo te dicen lo malo y nunca lo bueno, que únicamente saben quejarse, que no creen que vivir una vida mejor es posible, que buscan lo fácil y lo rápido… esas personas tóxicas las has de eliminar de tu vida. A veces son amigos, a veces familiares, otras veces compañeros de trabajo; cuanto más lejos mejor.

 

Por eso es imprescindible encontrar otro tipo de amistades, ese grupo con el que puedes abrirte y compartir tu ambición y tus inquietudes. Un grupo de personas que te estire hacia arriba y no te empuje hacia abajo. Y sobre todo, de las que puedas aprender. Formar parte de un grupo de ese tipo se ha de convertir en tu prioridad número uno.

Necesitas una mentalidad positiva y ganadora que para poder darlo todo.

3. Invierte en ti mismo y formate

¿Tienes un presupuesto mensual para invertir en ti mismo? Ya sea en cursos presenciales, cursos online, libros, consultorías… lo que sea, necesitas dedicar una parte de tus ingresos mensuales en formarte. De la misma forma si tienes un negocio, si no inviertes en él jamás crecerá.

Desde que emprendí no he dejado de invertir en mí mismo, y es que pensar que ya lo sabes todo o que no necesitas aprender es un gran error que muchos cometen.

Y en este aspecto el dinero no puede ser una excusa. Si quieres evolucionar y crecer profesionalmente tendrás que rascarte el bolsillo. No hay otra.

Haz una lista de tus prioridades y sé consciente dónde estás invirtiendo tu dinero. ¿Puedes ir cada mes al cine? ¿Sales a cenar por ahí de vez en cuando? ¿Te compras rompa de forma habitual? Estás en todo tu derecho, como no, yo también lo hago, pero quizás puedas reducir esa lista de gastos y destinar una pequeña partida mensual para tu formación. Al final, nadie regala nada y quien algo quiere algo le cuesta.

Estos son los puntos que bajo mi punto de vista son imprescindibles, quizás tú tengas los tuyos.

Si te gusto el articulo, deja tu comentario es muy importante para ambos

Gracias por visitar este blog

se despide Atte. Nelson Figueredo

Deja un comentario